domingo, 4 de octubre de 2009

Tres Mexicanas: Los Herederos, Oveja Negra, Cinco Días Sin Nora

Un buen trío de cintas mexicanas estrenadas en el último mes. Todas siguen en cartelera y tal vez no por mucho tiempo más.




Imagen de Los Herederos

Los Herederos de Eugenio Polgovsky

La perpetuidad generacional de las condiciones que prevalecen en las comunidades rurales mexicanas ha sido registrada en este documental por el director, también fotógrafo y editor, Eugenio Polgovsky. Habiendo sido rodado en formato digital y financiado con un par de fondos europeos, el filme construye un argumento visual caracterizado por la ausencia de diálogos y el montaje de secuencias que hablan vigorosamente y nos muestran dos diferentes legados: la miseria y las técnicas artesanales y campesinas.

A través de la ecuánime lente de Polgovsky, atestiguamos llanamente los rostros de una infancia obrera que pretende sobrevivir con su propio trabajo, recolectando y transportando leña sobre sus hombros, tallando madera, cosechando los frutos del campo, fabricando ladrillos, moliendo granos, operando un telar. Son rostros tomados de comunidades de los estados de Guerrero, Oaxaca, Sinaloa, Nayarit, Puebla y Veracruz que reflejan la otra realidad de un país desigual y finalmente una problemática que ha trascendido al tiempo, como si la historia y los gobiernos no existieran.

Polgovsky alimenta la reflexión, efectivamente denuncia pero sobre todo enaltece los esfuerzos de esos niños que lidiarán su vida entera con la pobreza a la que parecen condenados. Con referencias a la senilidad, el director refuerza el sentimiento de permanencia, de inmutabilidad, mientras que sugiere una precaria evolución de la mano de obra mediante alusiones la máquina (el tractor, el molino, el telar, el camión).

El documental no sólo vale por el fondo sino por la calidad cinematográfica con la que le da forma.


Oveja Negra de Humberto Hinojosa Ozcáriz

Muy convencionalmente, sin gran complejidad y con el simple objetivo de narrar una historia, Humberto Hinojosa Ozcáriz hace de su ópera prima una cinta que entretiene convincentemente. Protagonizado por un par de talentos antes desconocidos, Christian Vásquez (José) y Luis Iván Arana (Jerónimo), el filme gira alrededor del resentimiento creado con el paso de los años entre estos dos falsos hermanos y las pretensiones amorosas de ambos hacia el personaje que interpreta Ximena Romo (María).

De la cinta destaca, además de la fluidez del guión que va tejiendo una trama interesante que se torna reveladora en los últimos minutos, la fotografía de Kenji Katori, la cual es sin duda el mayor logro técnico de la cinta. Aceptablemente bien actuada, bien musicalizada y bien diseñada, Oveja Negra es una sana alternativa en este momento.


Cinco Días Sin Nora de Mariana Chenillo

¿Cómo una tragicomedia puede ser tan meticulosamente diseñada en lo visual y en lo narrativo como la muerte propia? Mariana Chenillo y el personaje de su ópera prima, Nora (Silvia Mariscal), seguramente podrían responder la pregunta.

Un lienzo de tela se balancea con belleza inusual en un fondo negro. Unas manos colocan con diligencia una vajilla sobre la mesa que poco tiempo después recibirá a nueve comensales (en realidad diez, porque uno, a pesar de todo, parece siempre presente). Las manos se encargan de transportar esos recuerdos – secretos – íntimos que tan celosamente han sido escondidos – disimulados – durante media vida. En el refrigerador, los alimentos están preparados con indicaciones precisas: "sólo calentar", "nada de orégano"... Todo ha sido planeado minuciosamente porque el día del tan anhelado suicidio ha llegado, después de catorce intentos.

El desfile genealógico comienza entonces de acuerdo a lo proyectado en vida. Primero aparece el ex-esposo, José (Fernando Luján), ese que también espiaba con sus binoculares desde el edificio de enfrente, negándose tal vez a dejar por completo un amor, una relación en la que ella, Nora, con su neurosis siempre quiso todo manipular. Llegará después el amante sospechado (Juan Carlos Colombo) que finalmente resultó ser alguien muy cercano a la familia. Fabiana (Angelina Peláez), la sirvienta, tan hacendosa, visitará el apartamento para cumplir la última voluntad de la señora, escrita en un recetario y varios Post-it's. El hijo (Ari Brickman), interrumpirá su viaje para regresar y estar presente en un funeral lleno de contratiempos a causa de la ortodoxia judía y un conflicto con el rabino Jacowitz (Max Kerlow) provocado por una pizza en plena festividad del pésaj. La prima Leah (excelente Verónica Langer), preparada con todas las provisiones necesarias para una sesión culinaria, aprenderá la mala noticia a través de una discreta insinuación de José. La nuera (Cecilia Suárez) llegará con las nietas, quienes con su inocencia jugarán en el ataúd y verán a la muerte con ingenuidad.

Con un tono inusualmente perspicaz y grandes méritos técnicos, Mariana Chenillo monta una historia escrita por ella misma. Nos transporta por breves instantes al pasado, donde conoceremos a la joven Nora (Marina de Tavira) para dejarnos comprender una situación del presente que es vista con diferentes ojos: recelo, añoranza, respeto dogmático, interés, curiosidad... y previsión.


-

Imágenes de Cinco Días Sin Nora y Oveja Negra

3 comentarios:

Champy dijo...

Ps ojalá y que ya se las quiten para que me lleguen a mi!

2046

fritzio dijo...

Buen tip. Ojalá y permanezcan. La única manera de conocer y reconocer los grandes logros es en una pantalla grande, de cine. Si, no, pues está el video para paliar la visión. De cualquier modo, parecen esfuerzos que merecen la pena el viaje y el pago que, en algún momento y en cierta medida, posibiltarían que sus hacedores sigan en la lucha cinematográfica pura. Parece que Los Cinco Días ganó algún premio por ahi. Los Herederos tiene apoyo con proyecciones, también, en la Cineteca.

Dan Campos dijo...

Mientras que los herederos sigo teniendola como pendiente, de las otras dos, la de Nora es la mejor. La Oveja Negra aunque me agrado bastante (y me hizo confirmar mi odio por su pésimo trailer) no se compara a la direccion y manejo de historia que logra la Chenillo.